• Caro

Lo que aprendí de las terapistas

Actualizado: 1 mar 2020

Varias noches han pasados desde que Cami se graduó de las terapias, y me parece increíble que esta niña que en algún momento llevó terapia de lenguaje, ocupacional, desarrollo y física, hoy a sus cuatro años deletrea su nombre, identifica los números, sabe los colores y las figuras geométricas, está casi nadando sola, y tiene todas las ganas de aprender a leer, escribir y sumar.


La ruta no fue fácil y aún nos queda mucho trayecto por recorrer sin embargo siempre me acuerdo del año y medio que llevo terapias y del equipo que nos ayudó. Su ayuda no fue sólo en el plano educativo también lo fue en el emocional porque los padres a veces cargamos una mochila muy pesada cuando nos dicen que nuestros hijos tienen que llevar terapias.


Este post lo voy a dividir en dos partes: la primera con algunos consejos que te pueden ayudar a determinar si tu peque necesita que lo evalúen y la segunda tiene consejos de cómo sacarle el máximo provecho a las terapias. En nuestro caso, llevamos a Cami para que la evaluaran a los 18 meses porque no hablaba y al final nos dimos con la sorpresa que necesitaba terapias en otras áreas. También me sorprendió el nivel de observación de las evaluaciones pues para mí era “camina, no necesita terapia física; no habla, necesita terapia de lenguaje”, en la evaluación termine aprendiendo que puede caminar pero no necesariamente con el balance correcto para su edad.



¿Cómo saber si tu peque necesita que lo evalúen?


Es cierto que cada niño es único y se desarrolla a su ritmo, la mayoría de las veces las diferencias entre niños de la misma edad no son para preocuparse. Sin embargo, en 1 de cada 10 niños la diferencia se puede deber a un atraso en el desarrollo*. Si ves que la demora es mucha o que son varios hitos que no ha alcanzado desarrollar, es mejor que lo evalúen porque cuanto antes empiecen a tratarlo mejor.



*Fuente: Departamento de Servicios Humanos del Estado de Illinois, Programa de intervención temprana.


Otro recurso es el ASQ (Ages & Stages Questionnaires), ahí tienen cuestionarios de desarrollo para distintas edades del niño y te pueden ayudar a determinar si necesitas que lo evalúen. Los cuestionarios estan en ingles, no he encontrado la versión en español pero somos traductor de google corazon :)



¿Cómo sacarle el máximo provecho a las terapias?


Dependiendo de la situación y la condición del niño, el hecho de que tu peque necesite terapias puede impactarte emocionalmente. El otro día escuchaba el testimonio de una madre que tiene 3 hijos con Autismo y ella decía: “Mi luto ya pasó, y es que cuando te dicen que tu hijo tiene Autismo entras en una etapa de luto, tu hijo no ha muerto pero el niño, ese que tú esperabas, el que tenías en tu cabeza, ese ya murió”.


Les cuento esto porque es importante identificar cómo nos sentimos nosotros, los padres, ante el hecho de que tu hijo necesite terapias antes de empezar. Tu hijo te necesita ahí con él, no solo físicamente pero mentalmente, y un buen terapista sin importar su campo de acción tiene que darles fortaleza y ánimos a los padres. La terapista ocupacional siempre nos decía: Cami va a lograr todo lo que se proponga, vas a ver. Dos años después me doy cuenta de la importancia de sus palabras y de mantener el ambiente positivo.


La importancia de dar el primer paso

Habiendo hablado sobre el impacto emocional que pueden cargar los padres, creo que muchas veces nos demoramos en dar el paso. No hacemos que evalúen a nuestro peque por miedo a que te digan que necesita terapias y que estas no funcionen, preferimos cerrar los ojos y pensar que todo va a estar bien, que son exageraciones. Por otro lado, a veces no sabemos cuáles son los hitos de desarrollo, pensamos que si habla y camina ya está bien pero en verdad son tantas las cosas que un niño debe de realizar de 0-3 años que no podemos basarnos solo en dos hitos. Por eso es importante hacer que los evalúen para saber cuáles son las fortalezas del niño y en qué áreas nos tenemos que enfocar. Las evaluaciones y diagnóstico NO etiquetan ni catalogan a tu hijo, como decía la terapista ocupacional él va a lograr todo lo que se proponga.


Aquí reman todos (toda la familia se involucra)

Las terapias consumen bastante tiempo, nosotros teníamos 4 sesiones por semana más la visita de la nutricionista dos veces al mes. Manejar los horarios es complicado, pero no imposible. La terapista de Desarrollo venía a mi casa los jueves de 7:00 a 7:45 am, en el trabajo sabían que llegabamos tarde ese día. La terapista física iba al cole de Cami y me llamaba luego de cada sesión para darme el reporte. La ocupacional y de lenguaje le daban las terapias los sábados por la mañana. Mi esposo y yo hemos tratado de ir a casi todas las sesiones juntos, no es lo mismo ver y escuchar de primera mano a que te cuenten el resumen. Al estar los dos involucrados, ambos sabíamos qué teníamos que hacer en casa y siempre uno le hacía recordar al otro, la frase más común en nuestra casa en esa época era: “Acuérdate qué dijo la terapista”. La mejor enseñanza que tuvimos de esa época fue que éramos un equipo y que todos teníamos que remar.


Aprende de los terapistas

La/ el terapista solo ve a tu hijo 1 hora a la semana, los que están con él todos los días de la semana son ustedes, los padres. Involúcrate en la sesión, observa todo lo que hacen, pregunta cuál es el propósito de la actividad. La idea es que durante la sesión no solo aprenda tu peque pero que ustedes también aprendan de los terapistas para que puedan replicar los ejercicios en casa. Ve preparada a la sesión con tus preguntas y con el resumen del desenvolvimiento del peque durante la semana. Si observas con mucha atención, te darás cuenta que todos llevan patrones muy similares:

  1. Todos los materiales de una misma actividad están en una bolsa, y se guardan en su bolsa ni bien se termina la actividad.

  2. No empiezan otra actividad hasta que el niño no haya guardado todos los materiales de la actividad previa.

  3. Le dan la libertad al niño para elegir qué actividad quiere hacer primero.

  4. Las ejercicios que te dejan para practicar en casa en su mayoría son actividades de la vida diaria.

¿Te suena parecido a otro post que he escrito? Desde mi punto de vista, los terapistas (por lo menos los que han trabajado conmigo) siguen muchos de los lineamientos del ambiente preparado según la filosofía Montessori.


Lleva un record del progreso

Por lo general, los terapistas crean un plan según las necesidades de tu peque con objetivos de mediano y corto plazo, ellos van ajustando el plan de acuerdo al desenvolvimiento del niño durante la sesión, si es que no ha compartido el plan contigo, pídele una copia o lo que es mejor establezcan los objetivos juntos. Cada cierto tiempo, los terapistas evalúan el progreso, pídele una copia del reporte de la evaluación, para saber a qué cosas darle más prioridad en casa. Presta mucha atención en el momento de las evaluaciones para que sepas que debes de reforzar. A veces los niños no quieren colaborar en el momento de las evaluaciones y no hacen actividades que sí saben hacer, ahí es donde te toca decirle al evaluador que sí suele hacer esa actividad para que lo tenga en cuenta. Los buenos evaluadores se dan cuenta cuando el niño está aburrido y usan medios para reenganchar al niño (descansos de movimiento donde los hacen jugar con burbujas o les ofrecen incentivos - snacks o stickers).


Encuentra terapistas con los que se sientan cómodos

Los terapistas están en mismo barco que tú, también remando, deben estar sincronizados pues también son parte del equipo. Si trabajas con varios terapistas como en nuestro caso, tienes que ver que haya cierta comunicación entre ellos para que haya consistencia, por ejemplo: Cami al inicio se movía y movía y no hacía ninguna actividad, pasaba en todas las terapias, la terapista ocupacional que ve temas de atención dijo que ya no haríamos las actividades en el suelo, que iba a sentarse en una mesa como delimitando el espacio de trabajo y todas las otras terapistas tuvieron que seguir este lineamiento.



Ok, sé que no puedo terminar este post sin hablar del tema monetario. Por lo general las terapias son costosas, nosotros tuvimos la suerte de que aprobaran a Cami en el programa de intervención temprana (vivimos en Illinois) y las terapias nos costaron el 10% de lo que suelen costar. Sin esa ayuda no hubiéramos podido tener tantas, hubiéramos tenido que priorizar las áreas de mayor retraso y tratar de resolver las otras áreas en la casa.


Hace unas semanas hice que evaluaran a Cami en varios rubros, pues no había sido minuciosamente evaluada desde que cumplió los 3 años y quería estar totalmente segura que no se estuviera retrasando nuevamente (que te puedo decir algunas veces soy intensa). Fue reconfortante saber que estaba en el rango “normal” y que no necesitaba terapias de desarrollo.

 

El mundo de las terapias es inmenso, aquí algunos detalles que me parecieron interesantes cuando descubrí este mundo:

  • La terapia ocupacional no solo ve motora fina (el uso de tus manos y dedos), también abarca temas sensoriales y problemas de atención por causas sensoriales.

  • Existe terapia de alimentación y es practicada por los terapistas de habla, pues tiene que ver con los músculos de la boca.

  • El déficit de atención e hiperactividad (TDAH), lo evalúan los psicólogos, psiquiatras y/o neurólogos, no es evaluado por terapistas, en la mayoría de los casos esperan a que los niños sean mayores a 5 años para poder dar un diagnóstico más acertado. La terapia que reciben los niños con TDAH se llama Terapia de comportamiento y la dan los psicólogos.


#mamacerodramas #terapiasdedesarrollo #serunequipo

721 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo